Tim Berners-Lee o Papá Web

Tim Berners-Lee, un muchacho que, durante su estancia en la Universidad, se dedicó a construir un ordenador como quien monta unos Lego, comenzó a trabajar en el CERN (la Organización Europea para la Investigación Nuclear) en 1980. Allí, para mejorar el intercambio de progresos con sus compañeros, creó el Lenguaje HTML, el protocolo HTTP y el sistema de localización de objetos en la web URL (Uniform Resource Locator). Eso, que a muchos nos suena a chino, es lo que permite que ahora estéis navegando por Internet. Pero vamos por partes.

 

El lenguaje HTML (HyperText Markup Language) es algo así como el texto que permite diseñar la estructura y el contenido de una página web. HTML se escribe en forma de “etiquetas”, rodeadas por corchetes angulares (<,>). El HTML puede incluir scripts, es decir, programas simples  que, generalmente, se almacenan en un archivo de texto plano (un ejemplo, el que encontramos en el bloc de notas de Windows). Esta creación permite que todas las páginas web se diseñen igual.

 

El protocolo HTTP (HyperText Transfer Protocol) no es otra cosa que el protocolo que usan los elementos software de la web para comunicarse. Sigue el esquema petición-respuesta entre un cliente (conocido como user agent) y un servidor. La información transmitida se denomina “recurso” y se identifica mediante un URL, lo que nos lleva a la siguiente creación de Berners-Lee.

 

La URL, cuyas siglas significan “Localizador Uniforme de Recurso”, es una secuencia de caracteres, combinados de acuerdo a un formato estándar, que permiten nombrar los recursos encontramos en Internet por su localización.

 

Estas tres creaciones, combinadas a Internet, fueron lo que permitió que la web llegara a ser lo que conocemos hoy en día. Con la ventaja de que en el se encontraba el nodo de Internet más grande de Europa, Tim combinó Internet con sus creaciones. Así, el primer servidor web se estableció en el CERN y, desde ahí, fue expandiéndose por todo el mundo gracias a que el propio Berners-Lee insistió en que el software tanto del servidor como del cliente fuese libre y gratuito.

 

Así, Tim Berners-Lee (que se considera a sí mismo padre y protector de la web) contribuyó a una de las grandes revoluciones de los últimos tiempos y se convierte, automáticamente, en la razón de ser de este blog, de la asignatura que me ha hecho crearlo y de que vosotros me estéis leyendo. Gracias, Tim.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s